Congelación de semen por píldoras

¿Qué haría si le informaran que debe someterse a un procedimiento médico que podría dejarlo estéril, como una vasectomía, una quimioterapia o una radioterapia? También es posible que con su pareja esté pasando por un tratamiento de reproducción asistida y se de pronto se de cuenta que, el día en el vaya a ser la inseminación artificial (IAH) o la fecundación in vitro (FIV), tiene un viaje que no puede cancelar. O quizás solo le interese preservar su fertilidad. Para estas tres situaciones: seguridad previa a un tratamiento médico, coordinación de tratamientos de fertilidad o motivos personales, la criopreservación de espermas es una manera práctica y segura de preservar la fertilidad de un hombre por décadas.

La congelación de semen es un procedimiento que sigue algunos pasos generales que se respetan en todo el mundo para que las muestras criopreservadas sean útiles para un tratamiento de reproducción asistida después de descongelarlas. Lo primero que hacemos son pruebas para verificar que el paciente está libre de cualquier enfermedad transmisible por vía sexual1. A continuación, analizamos la muestra en fresco y le añadimos lentamente una mezcla de compuestos químicos llamados crioprotectores que reducen el daño que todas las células sufren cuando se congelan. Finalmente, colocamos la muestra en crioviales–recipientes diseñados para soportar temperaturas muy bajas–, debidamente rotulados, y las almacenamos en nitrógeno líquido, a -196ºC, donde pueden permanecer resguardadas por más de 20 años sin que los espermatozoides pierdan significativamente su capacidad fecundante.

Ahora bien, este proceso no garantiza la sobrevida de todos los espermatozoides, por lo que todos los laboratorios usan alguna modificación propia para mejorar el porcentaje de supervivencia de las muestras. En Gestar congelamos las muestras en forma de píldoras.

Sobrevida

Además de un mayor porcentaje de sobrevida, la congelación en píldoras ofrece una ventaja práctica adicional: podemos hacer más tratamientos con una sola muestra. De forma tradicional, una muestra se puede distribuir en un máximo de 4 crioviales (usualmente usamos 1 a 2). Para un tratamiento de reproducción asistida tenemos que descongelar un criovial completo, por lo que de una muestra congelada podemos hacer uno o un máximo de 4 tratamientos. Con las muestras congeladas por píldoras, sin embargo, guardamos 1 ó 2 crioviales con unas 12 perlas cada uno, por lo que con una sola muestra podríamos hacer 1 a 3 intentos de inseminación artificial (IAH), 4 intentos de fecundación in vitro (FIV) y hasta 12 a 20 intentos de microinyección de espermatozoides (ICSI), según la calidad inicial de la muestra.

Congelación píldoras

 

Así es que, si está buscando un criobanco para asegurar su fertilidad antes a un tratamiento médico, si prevé que no podrá estar el día en que su pareja se hará el tratamiento de reproducción asistida, o si desea guardar una muestra por cualquier otro motivo, considere un criobanco que le ofrezca la congelación por píldoras para tener mejores porcentajes de sobrevida y una mayor cantidad de tratamientos posibles con una sola muestra.

  1. Aunque en Gestar contamos con métodos para eliminar algunos virus, como el VIH y la hepatitis C, de muestras de semen. ↩︎

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *