¿Qué son las pérdidas gestacionales recurrentes?

Muchas parejas han experimentado el dolor de una pérdida gestacional, incluso dos o más veces. En la actualidad los ginecólogos usan el término aborto recurrente o aborto habitual para referirse a los casos en los que ha habido dos pérdidas, no necesariamente seguidas, y todas por debajo de las 20 semanas de embarazo. Con esta nueva definición sabemos que 5% de la población fértil podría enfrentarse a esta situación.

¿Cuándo debo buscar ayuda?

Después de una segunda pérdida la probabilidad de que haya una tercera es de 24-30%, por lo que es muy importante consultar con un médico especialista para estudiar las posibles causas de las pérdidas anteriores. Es importante que las pacientes sepan que, con la tecnología y los conocimientos médicos actuales, solo podemos encontrar una explicación para un poco más de la mitad de los casos. Sin embargo, existen protocolos de tratamiento muy efectivos aun cuando se desconoce la causa exacta.

Causas de las pérdidas

La edad de la mujer es muy importante para estudiar las causas de los abortos y para elegir el tratamiento que pueda ayudar a evitar otra pérdida. En mujeres mayores de 38 años la probabilidad de perder un tercer embarazo es el doble que en mujeres mejores de 35 años, por lo que los tratamientos para las pacientes de más de 35 años son más estrictos.

Además de la edad como factor de riesgo, podemos clasificar a las causas de aborto en tres grupos: causas demostradas, causas no demostradas, pero muy probables y causas no demostradas y poco probables.

Causas demostradas

Las dos causas demostradas de pérdida gestacional son algunas alteraciones genéticas y el síndrome antifosfolípido (SAF).

Causas genéticas

El 50% de las causas encontradas son alteraciones genéticas, especialmente alteraciones en el número de los cromosomas de los embriones. En 3-5% de los casos encontramos que estas alteraciones son de origen paterno o materno–aunque las de origen materno son más frecuentes–. Esto significa que la gran mayoría de alteraciones cromosómicas son de origen embrionario, y la única forma de saberlo es haciendo un análisis genético en los restos abortivos después de la pérdida gestacional. Esta información es muy importante ya que permitiría a la pareja y al médico considerar algunos tratamientos para reducir el riesgo de otra pérdida, como la fecundación in vitro (FIV) con cribado genético preimplantatorio (PGS, por sus siglas en inglés).

Síndrome antifosfolípido (SAF)

La segunda causa más común de aborto recurrente es el síndrome antifosfolípido o SAF, y se encuentra en 10-15% de los casos. Se trata de un problema inmunológico en el que se forman trombos que bloquean las venas y arterias que nutren la placenta, lo que aumenta el riesgo de que no haya una buena implantación o de que se detenga el crecimiento del embrión. Un médico experimentado le podrá indicar cuáles son las pruebas que necesita, en qué momento se deben hacer, y cuál es el tratamiento que deberá seguir durante todo el embarazo si en caso tuviera este síndrome.

Causas no demostradas, pero muy probables

Existen algunas causas que, aunque aun no existe suficiente evidencia científica para asegurar que pueden provocar aborto, si están relacionadas con casos de pérdidas gestacionales y suelen incluirse en los estudios. Entre estas causas podemos mencionar algunas alteraciones anatómicas de la matriz (malformaciones, anomalías Müllerianas, fibromas, pólipos endometriales, adherencias intracavitarias o incompetencia cervical). También existen algunas trombofilias que pueden producir trombos y producir el mismo efecto que el SAF.

Causas no demostradas y poco probables

Estas son las causas para las que existe poca evidencia científica. Estas incluyen algunas alteraciones hormonales como diabetes, problemas de las tiroides y síndrome de ovario poliquísitico, entre otras; también se habla de que algunas infecciones y problemas en los espermatozoides de la pareja podrían ser la causa de los abortos.

Así es que, si ha sufrido dos pérdidas gestacionales o más, sin importar si han sido consecutivas, le recomendamos discutir con su ginecólogo o con un especialista en infertilidad sobre las posibles causas de las pérdidas y sus opciones terapéuticas antes de buscar un nuevo embarazo. Recuerde que después de las pérdidas, y con el tratamiento adecuado, es posible tener un bebé en casa.

Un comentario de “¿Qué son las pérdidas gestacionales recurrentes?

  1. Pingback: ¿Qué tanto afecta fumar? – Grupo Gestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *