¿Qué tratamiento necesito para lograr un embarazo?

Introducción

A veces lograr un embarazo toma más tiempo del esperado. Sin embargo, cuando la espera ha tardado más de un año, a pesar de estar intentándolo, es importante que las parejas busquen un centro especializado en fertilidad para identificar las causas. Después de un diagnóstico correcto es posible iniciar un programa de reproducción asistida para lograr una gestación.

 

Causas de la infertilidad

¿Cuáles son los principales problemas de fertilidad y qué tratamiento es el que probablemente me indicará un especialista en fertilidad? En este artículo trataremos de explicarte cuáles son las primeras posibles causas que se evalúan. Recuerda: es importante que para hacer un diagnóstico correcto y elegir el mejor tratamiento de reproducción asistida, un especialista analiza otros factores según los antecedentes médicos de cada pareja. Por lo tanto, esta información debe usarse como un punto de referencia, ya que el diagnóstico y tratamiento solo lo puede hacer e indicar un médico con entrenamiento en infertilidad.

Alteraciones hormonales

Los problemas endocrinológicos son una de las principales causas de infertilidad, y pueden manifestarse como alteraciones en el ciclo menstrual. Las causas son diversas, y su tratamiento depende del diagnóstico. En algunos casos se pueden controlar con cambios en el estilo de vida y algunos medicamentos sencillos, pero en otros, se debe agregar un tratamiento de reproducción asistida para lograr el embarazo. Una de las alteraciones hormonales más comunes es el síndrome de ovarios poliquísticos (SOP), una enfermedad que se puede tratar no solo para reducir los síntomas, sino también para lograr un embarazo.  Cualquier problema hormonal debe ser estudiado por un ginecólogo especialista en fertilidad antes de dar un diagnóstico y recomendar un tratamiento.

Más información sobre el SOP

Factores masculinos

De todas las parejas que acuden a Gestar por problemas de fertilidad, en casi la mitad de ellas podemos encontrar un problema en la cantidad o calidad de los espermatozoides. Esto se puede determinar con un espermograma. Mientras mayores sean las alteraciones en el espermograma, se necesitará un tratamiento de mayor complejidad.

Más información sobre el espermograma

Edad

La edad femenina es uno de los factores que más influye en el éxito de los tratamientos. De forma natural, la fertilidad de una mujer empieza a disminuir a partir de los 35 años, y después de los 42 la posibilidad de lograr un embarazo con óvulos propios es muy baja. La reducción en la fertilidad se relaciona con una disminución en la cantidad de óvulos y en la calidad de los mismos, por eso es muy importante que el médico evalúe la reserva ovárica antes de dar un pronóstico. Además, con la edad aumenta el riesgo de alteraciones en los cromosomas de los óvulos, que son una de las principales causas de pérdidas gestacionales tempranas. Es por ello que, en las parejas donde la mujer tenga 38 años o más, consideren un PGS para aumentar la seguridad de sus tratamientos. La otra alternativa para pacientes que tengan una baja reserva ovárica o cuya edad supere los 41 años, es la donación de óvulos.

Antecedentes quirúrgicos

En algunos casos, los problemas de fertilidad pueden ser un efecto secundario de tratamientos médicos previos, como cirugías. Es muy importante que durante la consulta le cuentes a tu médico sobre todas las intervenciones que has tenido, especialmente si han sido en los ovarios, útero o testículos.

Trompas de Falopio

De forma natural, la fecundación de los óvulos ocurre dentro de las trompas de Falopio. Cuando hay obstrucciones en una o ambas trompas se puede dificultar mucho conseguir un embarazo. Además, los problemas tubáricos también pueden aumentar el riesgo de embarazos ectópicos.

Problemas uterinos

Algunas alteraciones en la cavidad uterina pueden reducir la probabilidad de embarazo. Las alteraciones pueden ser anatómicas, pero también hay algunos tipos de fibromas—también llamados miomas— y pólipos que pueden afectar. Algunas veces los problemas uterinos se pueden identificar con un ultrasonido en momentos específicos del ciclo menstrual. Sin embargo, cuando hay sospecha de ellos, el médico podría indicar una histeroscopía con la que, además de confirmar el diagnóstico, puede corregir muchos problemas.

Más información sobre los fibromas

Endometriosis

La endometriosis es una enfermedad que, según su severidad, puede provocar problemas de fertilidad. El interior del útero está cubierto por células del endometrio. Por causas que aún se desconocen, en algunas mujeres estas células pueden crecer en lugares distintos en la cavidad abdominal, lo que puede causar dolor, especialmente durante los días de la menstruación, y en los casos más severos puede afectar la ovulación. Los síntomas de la endometriosis, en los casos leves, se pueden tratar con medicamentos; para lograr un embarazo se puede intentar primero con inseminaciones artificiales. En los casos moderados o severos de esta enfermedad, sin embargo, la fecundación in vitro es la técnica que mejores resultados ofrece.

Una última consideración con la endometriosis severa: ya que está enfermedad puede afectar la cantidad y calidad de los óvulos, hay casos en los que se debe considerar la donación de óvulos.

Más información sobre la endometriosis

Pérdidas gestacionales recurrentes

Las pérdidas gestacionales son más frecuentes conforme aumenta la edad, pero a veces se observan en parejas jóvenes. Muchos casos de abortos de repeticiónpueden deberse a alteraciones en la coagulación inmunológicas o genéticas. Un especialista en fertilidad puede evaluar estos factores e indicar un tratamiento para aumentar la posibilidad de lograr un embarazo a término

Más información sobre pérdidas recurrentes

Tratamientos de reproducción asistida

Algunos problemas se pueden resolver con tratamientos sencillos, que involucran algunos medicamentos y cambios en el estilo de vida; tal es el caso para muchas personas que sufren de síndrome de ovario poliquístico. Otras parejas podrán necesitar tratamientos un poco más sofisticados, comúnmente llamados tratamientos de baja complejidad, como la inseminación artificial. En algunos casos, sin embargo, los únicos tratamientos que pueden ayudar a que una pareja logre el embarazo son los que se conocen como tratamientos de alta complejidad, que incluyen la fecundación in vitro (FIV)—también llamada fertilización in vitro—, la microinyección de espermatozoides (ICSI), y el cribado genético preimplantatorio (PGS).

Nuevamente aclaramos que esta información debe usarse solamente como un punto de referencia, ya que el tratamiento solo lo puede indicar un médico con entrenamiento en infertilidad después de haber considerado muchos datos importantes en cada pareja.

Si te interesa una cita con alguno de nuestros médicos especialistas, llámanos al +502 2205-2626. Será un gusto atenderte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *